LÍBANO, A NUEVE MESES VISTA

Publicado: abril 18, 2007 en Conflicto Israel, ePeriodismo

Dentro de muy poco, van a cumplirse nueve meses desde que me fuera concedido el honor de publicar una carta en el diario El Mundo. En aquellos momentos, el mundo se desangraba contemplando la incesante lluvia de bombas en Beirut y en el resto del Líbano. Como se acerca la fecha de la salida de cuentas de este pequeño “embrión” periodístico, he decidido colgarlo aquí para ver en que medida me encontraba en lo cierto.

Israel debe controlar su gran maquinaria bélica

Sr. Director:

Israel demuestra estos días que posee una poderosa apisonadora bélica. Y, efectivamente, tiene efectos psicológicos y disuasorios, sólo hay que observar que Siria no ha dicho ni pío en todo esto, ya que se encuentra bajo la amenaza de ser el siguiente. Con un bombardeo indiscriminado seguramente se puede acabar con Hizbulá. Se puede descabezar su cúpula, destrozar su infraestructura… Pero hay algo que parece que los israelíes no quieren o no saben comprender: están destrozando el futuro de una sociedad y de un país, inutilizando su tejido industrial y su estructura básica y, por consiguiente, su economía.

Pensemos en el Líbano dentro de 12 meses. Pese a todas la ayudas internacionales, el país tardará años, incluso décadas, en volver al estado anterior a esta crisis. El resultado, cientos de miles de desplazados, pobreza en algunos casos extrema, economía débil -lo que conlleva a un gobierno igualmente débil- y todo esto se convierte en un verdadero caldo de cultivo del fundamentalismo y del terrorismo. Miles de niños que cambian el colegio por el deambular diario por los campos de refugiados, donde no tardarán en ser pasto de algún grupo integrista que les animará a convertirse en luchadores por la causa de Alá. Y como el Gobierno es débil, quién sabe si con el tiempo estos movimientos llegarán a tener representación oficial dentro de él, o llegarán a hacerse con el poder de forma absoluta.

No son elucubraciones gratuitas, es la cruda realidad que vemos día a día en Palestina, donde el continuo machaque de la maquinaria bélica israelí genera al año cientos de miles de refugiados, que han perdido su hogar por la contingencia del estado judío.

Ahora están gobernados por Hamas, ahora estan bajo el yugo del islamismo más radical. Y están ahí gracias al apoyo de toda esa gente que se ha quedado sin futuro. Y claro, los problemas crecen. Y crecen para Israel. Con las bombas solo se generan más bombas. Con muertos, más muertos. Israel está cavando su propia tumba.

Pelayo Barro Fernández. Asturias.

A día de hoy, creo que no me he equivocado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s