2007, el año en que el halcón de la guerra cazó a la paloma de la paz

Publicado: abril 24, 2007 en Conflicto Israel

Desde hace unos años, la palabra paz ha llenado la boca de cientos de miles, incluso de millones de ilusos. La guerra de Irak, el conflicto palestino, o el cercano problema vasco. Todo giraba en torno a la paz. Sin embargo, a día de hoy, me he dado cuenta que esto de la paz es una ilusión cíclica, retroalimentada por los que no la desean para que cuando se rompa, el batacazo sea aún más fuerte para quienes la añoran._40278367_pal203bo.jpg

2006 fue el año de las treguas. Varias instantáneas recogieron apretones de manos entre partes muy separadas. EE.UU. reconoció haber negociado con las facciones chiitas en Irak para detener el baño de sangre. A día de hoy, Moqtada Al Sader, lider chií, sigue pidiendo más plasma sangíneo para alimentar al monstruo de la insurgencia. En España, ETA firmó de palabra un alto el fuego, el mismo que se hundió con la T-4, aquel día en que los perseguidos volvieron a salir al parque de Barakaldo con escolta. En Palestina, Hamas decretó una tregua para dejar que los bienintencionados volviesen a caminar sin escollos por los senderos de la paz -que hippy suena esto no?-.

Sin embargo, hoy leo en  la prensa que Hamas ha roto la tregua y ha declarado la guerra abierta a Israel. Lo que debería llevar a la formación de un estado palestino, ahora nos devuelve a los cohetes que realimentan a los asesinatos selectivos. Esos que los hombres bomba se apresurarán a vengar. Un misero mes ha transcurrido desde que aquella noticia, que yo mismo recogí en Cafe Beirut , según la cual la paz parecía llegar a Israel para quedarse.

La paz, tal y como la concebimos, es una quimera, no existe. Ni existió ni existirá. Como ocurrió con el fascismo disfrazado de comunismo. No seamos ilusos.

Por cierto, la paloma de la foto está muerta. La fotografía fue tomada en Sri Lanka en 2004, durante un acto por la paz y el fin de las guerrillas Tamiles en el país asiático. Fue un ministro el que soltó al ave, que se desplomó contra el suelo como si de una piedra se tratase. Mal fario, ¿verdad?.

Al menos, queridos amigos,”siempre nos quedará Belfast”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s