El hombre que susurraba a Karzai…y cobraba de la CIA

Publicado: septiembre 15, 2010 en Afganistán, Estados Unidos


Hace una semana, se publicó en la prensa una noticia muy interesante que pasó de algún modo inadvertida. Según el New York Times, el presidente afgano Hamid Karzai pidió la excarcelación de uno de sus más cercanos asesores, Mohammed Zia Salehi, acusado de corrupción por aceptar sobornos de una empresa local. Cuando el NYT se puso a ‘rascar’, encontró una bonita historia de espias. Salehi es un hombre a sueldo de la CIA. Se desconoce cuáles son las labores que la Central de Inteligencia norteamericana tenía asignadas a Salehi, pero no hay que pensar muy mal para intuir que los consejor que recibió Karzai tenían la firma ‘made in USA’. Hace poco vi la película ‘The Ghost Writer’, que cuenta la historia de un escritor -Ewan McGregor- que hace de ‘negro’ en la autobiografía del ex primer ministro británico -Pierce Brosnan-. Una interesante trama política que se resuelve desvelando que uno de los elementos más cercanos al político -su esposa- llevaba decadas siendo una ‘asalariada’ de la CIA. El objetivo, influir en la política exterior con consejos dirigidos. Polansky, su director, no andaba muy desencaminado. ¿Es Hamid Karzai un presidente teledirigido desde Washington?

El sendaor demócrata John Kerry -aquel que se midió a Bush en las electorales de 2004- visitó recientemente a Karzai en Kabul. Su objetivo era reprenderle por pedir la excarcelación de Salehi, acusado de solicitar un coche de lujo para su hijo a una empresa local investigada por contrabando. Una de las princiaples luchas de Estados Unidos en territorio afgano se dirige, precisamente, a combatir la corrupción pública. Kerry amenazó con que el Capitolio retiraría fondos de ayuda a Afganistán si el presidente afgano no mostraba más compromiso con esta lucha.

Pero Kerry guardaba un ‘as’ en la manga que no estaba dispuesto a revelar. Que no podía revelar: Según las fuentes del NYT -personalmente, les doy toda la credibilidad después de decadas cultivando un buen y honesto periodismo-, Salehi estaba a sueldo de la CIA. Uno de los más cercanos colaboradores del presidente afgano recibía periódicamente instrucciones de los servicios de inteligencia norteamericanos. Kerry lo sabía.

Cuando Salehi fue descubierto trapicheando con empresas locales, las alarmas debieron sonar en Washington. “Alguien está jugando por su cuenta”. Ante estos casos, lo que suele hacer la CIA es deshacerse del contacto. Hundirle. Acabar con su reputación y restar toda la credibilidad que pudiera tener antes de que nadie les relacione. Pero el NYT estuvo más rápido que el Pentagono. Kerry, un ‘machaca’ de Washington, sólo visitó Kabul para amenazar a Karzai: Si Salehi sale de la cárcel, con su tapadera -de la CIA- ya descubierta, es susceptible de acabar frente a un periodista con una grabadora y mucha hambre de historias. Historias de espias, como la de ‘The Ghost Ryder’. Historias de espías, como la del New York Times. Como decía Antonio Machado, “después de la verdad nada hay tan bello como la ficción.”

comentarios
  1. Jesús dice:

    Interesante post Pelayo! El nivel de este Café sube como la espuma, si bien nunca estuvo en cotas bajas en cuanto a contenidos.

    Como detalle técnico se agradecería unos botones para Retweetear y compartir en facebook.

    Enhorabuena sigue así. Salu2!

  2. Jesús dice:

    Perdón con las prisas nome había dado cuenta de que ya tenías instalado esos botones. Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s