Archivos de la categoría ‘Al Qaeda’

Los USA no aprenden… ahora, la CIA armará a los rebeldes libios, como al Irak de Sadam Husein, como a los muyahidines de Bin Laden que lucharon contra la URSS en Afganistán, como al Irán de los ayatolás…


Parece que los EE.UU. no aprenden. Obama ha dado luz verde para que la CIA comience a armar a los rebeldes libios para que sean ellos, ante la imposibilidad de una misión internacional terrestre, los que derroten a Muhamar Gadafi. Cuando comenzaron las revueltas, recuerdo que ví una imagen de un rebelde libio armado con un misil Stinger, fabricado por Estados Unidos. Los ví en las primeras fotografías que enviaban las agencias de noticias desde Libia. USA está en el campo de batalla desde el primer momento. A su manera, como antaño. Ejercitos de todas las partes del mundo se enfrentan con las armas que fabrican las industrias Colt, United Technology Corporation y otras grandes firmas. No juzgo estos hechos, ni hablo en términos antimilitaristas. Eso lo dejo para el lector. Simplemente remarco la casuística que ha venido rodeando a la política exterior norteamericana de las últimas decadas.

En la decada de los 80, la URSS vivió su particular Vietnam mientras trataba de asegurar su protectorado sobre Afganistán. Miles y miles de soldados rusos perdieron la vida en combates contra los muyahidines afganos, luchadores insaciables e incansables decididos a terminar su vida antes que dejar vivo a su enemigo. Aquellas armas, aquellos misiles capaces de destrozar los carros T-62 que formaban las columnas de los ‘invasores’ rusos, eran entregados directamente por la CIA al comandante jefe de los muyahidin. Aquel hombre que abandonó a su familia, a su emporio empresarial y dejó su país, Arabia Saudí, para convertirse en la cabeza de los nuevos mártires islámicos. Aquel ‘Che Guevara’ del Islám se hizo tristemente célebre aquella mañana del 11 de septiembre de 2001. Ese día en que todo cambió, y el que fuera amigo se convirtió definitivamente en enemigo.

Paralelamente, en los años 80, Irak e Irán se encontraban inmersos en una larga e intensa guerra. Ambos países luchaban en sus fronteras con armas de Estados Unidos. A Sadam, por aquel entonces aliado en la región de Estados Unidos, recibía armas, carros de combate e incluso bombas de racimo fabricadas en la ‘tierra de las oportunidades’. En Irán también había negocio. La CIA vendió armas a los ayatolás para financiar con aquel dinero a la contra nicaragüense -los 80 fueron unos años muy intensos para los funcionarios en la sombra de Estados Unidos…-

Recopilando: desde hace casi ya una decada, Estados Unidos tiene varios frentes abiertos en Afganistán, Irak, Pakistán, ahora Líbia. A Gadafi también le vendieron armas.Los Estados Unidos dedicaron 300,000 dólares durante el año 2010 a entrenar a fuerzas de Gadafi dentro del programa Capacitación y Educación Militar… Ahora, pensemos en cómo pasarán -o han pasado- a la historia personajes como Bin Laden, Sadam Husein, o Gadafi. Dentro de 20 años, alguien podría recordar que ese tirano que amenaza al mundo desde su trono en Trípoli fue armado por Barak Obama, aquel presidente norteamericano que ganó un Nobel de la Paz. Si es que no aprenden… o no quieren aprender.

PD: No son los únicos. Francia vendió también aviones Dassault a Libia, los mismos que ahora derriban sus Rafale.

 

Anuncios

Acabo de recuperar un documento que tenía guardado desde hace tiempo, y al releerlo me ha puesto los pelos de punta. Se trata de la transcripción de las conversaciones del vuelo United 93, el que estrellaron contra el suelo los pasajeros rebelados. El texto muestra la comunicació entre la cabina, la tripulación y la torre de control aéreo. Es impresionante el final. Escalofriante. Me surge una pregunta, para la que no he encontrado respuesta: ¿Quién fue el que dijo ‘no’ instantes antes de que el avión  se estrellase? ¿Algún secuestrador se arrepintió de lo que hacía en el último instante de su vida? flight93.transcript

Las alarmas llevan ya algo más de una semana encendidas. Sobre todo en Francia, donde estos días puede verse a militares con sus fusiles protegiendo los grandes enclaves turísticos, como la torre Effiel. Las autoridades saben que una célula -o varias- de Al Qaeda en Europa tiene preparado algo ‘gordo’. Hace ya tiempo que no golpean en suelo europeo -la última fue la de Londres, en 2005-. Leo en la BBC que los terroristas quieren imitar los atentados de Bombay. Y recuerdo que hace algo mas de un año, escribí un pequeño artículo sobre un informe de expertos en terrorismo, que consideraban que esto podría pasar en Barcelona…y en Francia.

La primera de las fotografías muestra a Osama Bin Laden en 2004, cuando este tenía una barba canosa producto del deterioro físico que le producía una grave enfermedad renal, que le obligaba a tomar un tratamiento de hemodialisis. En la segunda, de 2007, Bin Laden parece más rejuvenecido. Tiene la barba morena y tupida. Los años pasados en el escondite montañoso de Tora Bora, en Afganistán, bajo intenso fuego aéreo norteamericano, parecen mucho más efectivos que el mejor de los Spas del mundo.

(más…)

Esa misma pregunta me hizo hace poco un buen amigo. Le respondí lo mismo que respondo ahora: No lo se. No lo se yo, y creo que nadie lo sabe. No tiene una explicación racional. Si acaso, sí psicológica o psiquiatrica. Y no es el primero. ¿Recuerdan a Mohamed Atta? Su caso es similar…

(más…)

El pequeño emirato de Yemen se convulsiona estos días tras saber que los planes para atentar contra un avión estadounidense en Denver se prepararon con el visto bueno de los dirigentes locales de Al Qaeda. Pero nada parece casualidad. Nada en la geopolítica se deja en manos del azar.

Al Qaeda en la Península Arábiga –nombre que recibe la franquicia de Bin Laden en la zona-  dispone de varios campos de entrenamiento de muyaidines en territorio yemení. El wahabismo –rama islámica radical bajo la que se engloba Al Qaeda- está fuertemente arraigado en una parte importante de la población local. De hecho, nació allí, en Omán y la propia Arabia Saudí.

No es de extrañar, por tanto, que los terroristas elijan Yemen como una nueva base de operaciones del ‘terror’. Cabe recordar el atentado terrorista que se llevó por delante la  vida de siete turistas españoles –creo recordar que fueron siete- cuando, en julio de 2007, un suicida estrelló su todoterreno cargado de explosivos contra el coche en el que viajaban las víctimas.

Allí fue también donde, el 12 de octubre del 2000, tuvo lugar el primero de los atentados de Al Qaeda contra fuerzas militares estadounidenses. Unos suicidas, a bordo de una lancha, se inmolaron contra el casco de destructor U.S.S Cole, matando a 17 marines y dejando el buque prácticamente siniestro total.

A principios de diciembre de este año, Obama, mientras recibía el Nobel de la Paz autorizaba personalmente el bombardeo con misiles Patriot de las bases terroristas en Yemen. Todo con el beneplácito del gobierno yemení y los aplausos de la vecina Arabia Saudí, cuyo rey –Abdalá- ve en estos terroristas una seria amenaza a su poder en la zona.

Cuando el joven nigeriano de 23 años fue detenido en el aeropuerto de Denver después de que su artefacto incendiario fallase, rápidamente aseguró pertenecer a Al Qaeda. Las primeras investigaciones determinaron que el joven consiguió los explosivos en Yemen, pero las hipótesis apuntaban a que podría tratarse de una acción aislada, perpetrada sin más conocimiento que el suyo propio. Una tesis que se cae por su propio peso: Ningún terrorista suicida actúa sin un cómplice que, por lo menos, reivindica el atentado y aporta las razones que le llevaron a cometerlo.

Hasta el momento sólo ha trascendido un comunicado de Al Qaeda reivindicando. “Habrá más” aseguran en un alarde de pura propaganda. Saben, perfectamente, que esta operación, tanto si tenía éxito como si fracasaba, cerraría la vía del atentado aéreo. Las medidas de seguridad en los aeropuertos, como estamos viendo, se están intensificando. Ahora es mucho más difícil atentar que hace un mes.

¿Habrá una operación militar a gran escala en la zona ‘terrorista’ de Yemen? No es para nada descartable. De hecho, es muy probable. En Arabia Saudí hay varias bases militares norteamericanas  con efectivos suficientes como para emprender una operación en 48 horas. Si tuviera que apostar, creo que será la primera guerra de la nueva década que empezará en algo más de 24 horas.